ESTE HOMBRE (A José Martí)

miércoles, 10 de febrero de 2010 en 20:00:00

Este hombre, que sabemos existe,
no es otro que el titán que regresa
a contarnos la leyenda de sus ojos vencidos.
Despiadados los ojos vivos de su muerte.
Si abres un libro, lo verás entre sus calles
como el viento que nutre las alas de un colibrí.
Un hombre como éste nació para estar muerto,
especialmente muerto de flores y gloriosos despertares.
Este hombre, éste en particular,
blandió su espada lacia y escribió unos versos
tan rojos como la sangre y tan blancos como su rosa blanca.
Este hombre fue siempre un hombre alegre
como la voluntad que respiraba del azul más cielo
y tenía la costumbre de llorar, también llorar,
porque sabía llorar el llanto de los otros.
Este hombre, magnánimamente hombre,
habló la dulzura de la belleza
y después la halló en un beso que le dio la tierra
justo en el sitio de la herida, allí en el cuerpo silencioso.
Este hombre fue culpado de ignominia,
pero fue absuelto en las memorias;
este hombre me lo contaron mis padres
y a ellos mis abuelos, porque de él siempre se habló:
de su monte de espuma, de su caballo blanco,
de su pasión por todos, de su renacimiento
entre dos ríos de libertad.

15 comentarios

  1. Cordelia Says:

    sabía llorar el llanto de otros

    y además lloraba entre belleza


    besos

  2. Eurice Says:

    Lo he conocido gracias a ti Kuban.
    Sus versos eran extraordinarios.
    Saludos, que disfrutes del fin de semana.

  3. Perfecto Says:

    Que maravilloso poema a tan insigne poeta y que merecido reconocimiento a tan amado Apostol. Una vasta obra, un profundo humanismo, el cual predico sin descanso, criticando los crímenes de la guerra, y la necesidad de instruir a los pueblos, para alejarlos de la barbarie, son merecimientos que encuentran respuesta en tu poema.
    Que él reuna algun dia a todos los cubanos y a todos los hombres de buena fé.
    Gracias amigo por este poema tan hermoso.

    Un abrazo.

  4. anabel Says:

    Precioso poema-homenaje a un extraordinario poeta y un gran hombre.
    Un abrazo.

  5. Hermoso homenaje, de poeta a poeta.
    Cariños Kuban!

  6. SIL Says:

    Este hombre hoy ha sido homejeado con un poema sublime.


    Magnífico, Kuban.


    Un abrazo inmenso,
    de tu admiradora eterna.


    SIL

  7. SIL Says:

    Léase correctamente: homenajeado.

    Gracias.

  8. Candi Says:

    Un lindo homenaje a este gran hombre que pensó en los demás y vivió buscando lo mejor.
    Hablas "de su pasión por todos".
    Ahí quedan sus poemas y su memoria.
    Un beso

  9. Harold Diaz Says:

    Grandioso homenaje a un grande!!

    Saludos!

  10. Un hermoso poema donde plasmas tu admiración hacia este hombre que marcó una pauta y dejó un gran legado a la humanidad...su poesía, su esencia.

    Abrazos, Kuban!!

  11. Lely Vehuel Says:

    De visita y recreandome con tu blog,si que esta agradable venir por aqui lo hare seguido,te espero por mi sitio.Mucha luz y hasta pronto...

  12. Un hermoso homenaje a José Martí , poeta entre poetas, al que adhiero fervorosamente.
    Felicitaciones compañero y un amigable y hermanado abrazo

  13. Gracias a ti he vuelto a "Letras Fieras" .
    Yo ya había visto aquí montes de espuma. Un abrazo.

  14. He leído algo distinto, renacimiento, me ha gustado. No lo conozco mucho, aunque me suena su nombre, detallazo por tu parte, un abrazo.

  15. MIRACHE Says:

    Martí es de los grandes... como cubano me siento contento de ller algo dedicado a él.

    te dejo algo que me encanta del Apostol de Cuba

    LA NIÑA DE GUATEMALA
    Quiero, a la sombra de un ala,
    contar este cuento en flor:
    la niña de Guatemala,
    la que se murió de amor.

    Eran de lirios los ramos;
    y las orlas de reseda
    y de jazmín; la enterramos
    en una caja de seda...

    Ella dio al desmemoriado
    una almohadilla de olor;
    él volvió, volvió casado;
    ella se murió de amor.

    Iban cargándola en andas
    obispos y embajadores;
    detrás iba el pueblo en tandas,
    todo cargado de flores...

    Ella, por volverlo a ver,
    salió a verlo al mirador;
    él volvió con su mujer,
    ella se murió de amor.

    Como de bronce candente,
    al beso de despedida,
    era su frente -¡la frente
    que más he amado en mi vida!...

    Se entró de tarde en el río,
    la sacó muerta el doctor;
    dicen que murió de frío,
    yo sé que murió de amor.

    Allí, en la bóveda helada,
    la pusieron en dos bancos:
    besé su mano afilada,
    besé sus zapatos blancos.

    Callado, al oscurecer,
    me llamó el enterrador;
    nunca más he vuelto a ver
    a la que murió de amor.

NO TE VAYAS SIN DEJAR UN COMENTARIO

Blog Widget by LinkWithin
border: dotted #B0171F; 4px;